Gonella provee desde Entre Ríos torres para un parque eólico en La Rioja

La empresa santafecina radicada en el parque industrial de Gualeguaychú es una de las constructoras que abastece a Siemens Gamesa, adjudicataria del parque eólico Arauco de La Rioja. El Ingeniero Joaquín Mutuberría explicó el proceso que realizan desde cero, luego de invertir unos 7 millones de dólares entre herramientas e infraestructura.

Cinco grandes industrias sobresalen del parque industrial de Gualeguaychú cuando se transita por el acceso sur de la ciudad cabecera del departamento. Está la aceitera Entre Rios Crushing S.A, la química Unilever y su vecina Silicatos y entre medio dos metalúrgicas que no paran de crecer en metros cuadrados cubiertos y en tecnología: Hermann, la fábrica de acoplados y Gonella, especializada en calderas industriales y grandes recipientes para almacenamiento o transporte de gases y fluidos.

Lo novedoso de esta ultima empresa, es que adaptó su estructura para abastecer a un nicho de mercado que tiene mucho para expandirse en el país de la mano de las políticas del estado que buscan desarrollar el casi inexplotado mundo de las energías renovables, algo que en los países vecinos lo han entendido hace rato, cuando Argentina tiene un potencial sin techo.

Con inversiones y capacitaciones, Gonella viene recorriendo concienzudamente el camino para aprovechar los alcances del RenoVar, el programa de abastecimiento de energía eléctrica a partir de fuentes renovables, del Ministerio de Energía de la Nación. Ese esfuerzo fue premiado al ser calificado como proveedor de Siemens Gamesa, “líder de soluciones de energía eólica, con clientes en todo el mundo. Innovadores y pioneros en el sector de la energía renovable, hemos instalado tanto productos como tecnologías en más de 90 países con una capacidad total de más de 84 GW y con un equipo profesional de 25 000 empleados” según se lee en su sitio web.

Gonella ya venia proveyendo de insumos a empresas con procesos industriales que reutilizan desechos de su manufactura, pero desde el año pasado está incursionando en otro segmento de las energías renovables, construyendo las torres que luego se adosan a los generadores y a las aspas que producen energía a partir del viento.

El ingeniero Joaquín Mutuberría es uno de los encargados de supervisar y coordinar la tarea de los operarios de esta empresa familiar que cuenta con dos plantas de producción, una en Gualeguaychú y la otra en la ciudad Esperanza, en la provincia de Santa Fe.

Comenta que Gonella “es una empresa metalúrgica con varias líneas de fabricación, su especialidad son tanques para almacenamiento de gas licuado de diferentes capacidades, tanques móviles -en algunos casos especiales para transporte de fluidos- calderas acuotubulares y humotubulares, calderas de gran potencia y calderas de biomasa que ya entraría en lo que son energías renovables”. Además, expresó que “actualmente, desde hace unos 8 meses en la planta de Gualeguaychú se ha instalado una nueva línea de fabricación dónde estamos construyendo lo que son las torres eólicas. Básicamente lo que nosotros estamos abocados es a la torre en si, no la parte de generación de energia, sino las columnas que soportan tanto el generador como las aspas” explicó.

Respecto del ingreso de Gonella a esta variante en una de sus unidades de negocio, Mutuberría citó el plan de energía renovable que lanzó el gobierno, y la serie de beneficios para los que intenten de meterse en este tipo de desarrollos, y tomo la iniciativa de hacer uso de esas posibilidades . Fue una alternativa que apareció ante un panorama que no era bueno “hace un año y pico atrás” y a partir de ese momento se empezó a diagramar todo un layout y a buscar todo lo que era la maquinaria necesaria, y a instruirse un poco con los viajes que realizaron para conocer algunos fabricantes y máquinas que aplican a estos procesos y en función de eso se fueron adquiriendo máquinas y equipos para instalar”.

Luego de unos 7 millones de dólares de inversión y preparación del personal, en el mes de diciembre del 2017 se arrancó con la fabricación de las torres. El monto del capital invertido se relaciona con que toda la maquinaria que se utiliza es muy específica, son todos equipos muy pesados pero que a su vez permite trabajar con un nivel de precisión milimétrica. “Una torre que mide unos 85 metros está pesando alrededor de 120 toneladas y si bien se fabrican tres tramos de 28 a 30 metros y de aproximadamente 40 toneladas cada uno, la fabricación requiere una gran precisión, los clientes que nos contratan son muy exigentes, entonces necesitamos también maquinaria que sea acorde a esta producción” destaca el Ingeniero.

Cómo y con qué se hace una torre eólica
El ingeniero Mutuberria sintetizó el paso a paso del proceso que realizan en el P.I.G. “El componente principal de una torre eólica son las chapas que conforman el cuerpo y en cada extremo tenemos bridas, todo material de alta calidad que viene desde China. Las chapas se cortan a medida con un equipo especial de oxicorte, después se lleva a una máquina que la rola, es decir que la cilindra y después empieza todo el proceso de soldadura para unir cada una de las virolas entre sí hasta llegar al extremo donde se suelda la brida”.

El profesional destacó “el trabajo de precisión, en el orden del milímetro, lo que nos exigen tanto maquinaria especializada como personal idóneo. Esto es como si fuera “una chimenea”, porque en realidad es una estructura que cumple una función calculada para soportar carga y fatiga en su parte superior”.

Detalló que “la torre no se fabrica en un solo espesor de chapa, sino que hay 28 espesores diferentes en todas las virolas que conforman cada uno de los sectores. Explicó que cada uno de esos gigantestos tubos “no llevan estructura interior, son huecos, más allá que una vez terminada la torre y pintada, en la parte interior se le adosa una serie de escaleras, elevadores y plataformas de aluminio, pero no hacen a la parte estructural de la torre, sino que son accesorios para el montaje”.

En acercamiento mayor a los detalles, expreso que “en el caso del tramo inferior, la chapa usada arranca con espesores mayores desde la base y va disminuyendo hacia la punta. Estamos arrancando en este modelo de torre con 32 mm de espesor, una virola que tiene 4.040 milímetros de diámetro, o sea 4 metros y terminan la punta con una chapa de 14 milímetros en 2.880 mm”. Los tramos que componen la torre no son todos iguales: el primer tramo es cilíndrico, el intermedio tiene forma cónica y el tramo superior vuelve a ser cilíndrico.

Mutuberría dividió el armado en varias etapas. “El proceso primario de fabricación que le llamamos calderería, que es “la parte gruesa” de fabricación, donde está el corte, el rolado, las soldaduras con la serie de accesorios soldados adentro. Después se empieza con “la parte fina” que es la del granallado y pintura. Por la exigencia en el lugar donde van a estar instalados, por el efecto del viento, la erosión y la degradación del sol, estos equipos tienen un sistema de pintura que es muy complejo. Estás torres van para un parque eólico que se llama Arauco, ubicado en la provincia de La Rioja, y por las características de la zona tenemos un esquema de pintura tricapa en la parte exterior, que realmente es muy muy compleja”.

En ese sentido indicó que “tenemos un asesor de Brasil que estuvo trabajando 10 años en fabricación de torres en ese país y tiene una mucha experiencia en pinturas y eso nos sirve para instruir a nuestros pintores y por suerte nos está yendo muy bien”. Agregó que “dos semanas atrás tuvimos la última auditoría del proveedor que nos compró las torres y el resultado es que fuimos calificados como proveedores. Así que en ese sentido hemos avanzando y estamos conformes con lo que estamos haciendo. De hecho ya hemos sacado la primer torre, así que realmente ha sido todo un desafío que costó bastante al principio poner en marcha, pero que hoy ya está dando sus frutos”.

 

El armado de las bases para la torre en La Rioja

50.000 m3 de Hormigón Armado para 121 bases SIEMENS -GAMESA

Se produjo un error.

Intenta ver este video en www.youtube.com o habilita JavaScript en caso de que no lo tengas habilitado tu navegador.

Mucho por hacer

Mutuberria analizó que Argentina es un país que no ha desarrollado su potencial eólico, de hecho uno viaja al Uruguay, y ya pasando Fray Bentos, desde Mercedes se empiezan a ver las primeras torres, por lo que queda claro que Uruguay si ha sabido aprovechar. De las torres que hoy están instaladas en Argentina hay unas pocas que se fabricaron en Mendoza y el resto son todas que han venido de China. De hecho la primera etapa del Renovar, la totalidad de las torres que se instalaron vinieron de China, después el mismo Estado empezó a imponer qué tenía que haber mano de obra nacional en las próximas etapas, y eso fue lo que logró que varias empresas de Argentina -que no son muchas, 4 ó 5- hayan invertido en sus fábricas para adaptarse y poder fabricar torres”.

En nuestra provincia el potencial no está tanto en lo eólico como en lo que respecta a lo solar o en el aprovechamiento de la biomasa y en eso Gonella ya venía proveyendo a varias empresas. “Dentro de los equipos que veníamos fabricando anteriormente, nosotros tenemos instaladas en Concepcion del Uruguay una caldera que se alimenta de la cáscara de arroz, que para la empresa que procesaba la semilla era un desecho y se diseñó una caldera especial y está funcionando hace unos 4 años y eso genera vapor y alimenta parte del proceso” remarcó el técnico de Gonella.

Montaje de una torre eólica

¿Cómo se construye una torre eólica?

Se produjo un error.

Intenta ver este video en www.youtube.com o habilita JavaScript en caso de que no lo tengas habilitado tu navegador.

También enumeró proyectos similares en el norte del país en los que también han provisto equipos, como en Salta y Jujuy, donde se aprovecha el bagazo de la caña azúcar. Hay un proyecto que se puso en marcha hace 2 años en General Cabrera, en Córdoba, en la empresa que es el principal abastecedor de pasta de maní para Arcor. Ahí también se instaló una caldera construida aquí, que quema la cáscara de maní. En ese caso particular tiene asociada una turbina de vapor que genera energía eléctrica para abastecimiento interno y el resto se inyecta la red y se comercializa”.

Esos residuos de procesos, de acuerdo a la dimensión de la caldera, puedan ser abastecedores de vapor para consumo interno o en el caso que el equipo sea grande también es válido instalar una turbina y eso genera energía. Así que el potencial está, requiere una cierta inversión y un plan de desarrollo, pero es valido y está probado”

Un video sobre la producción de Gonella

Planta Gonella en Gualeguaychu Equipos para generacion energia eolica 2

Se produjo un error.

Intenta ver este video en www.youtube.com o habilita JavaScript en caso de que no lo tengas habilitado tu navegador.


Categorías:Economía

A %d blogueros les gusta esto: