Argentina, “mercado emergente”: una oportunidad para la minería

26berge_crop1509636743621.jpg_726832137

Mucha es la expectativa en el mundo de negocios que generó la reciente vuelta de Argentina a lo que se considera “mercados emergentes”, que más allá de las cuestiones técnicas apunta básicamente a poner al país entre aquellos donde los inversores vuelven a mirar con buenos ojos a la hora de tomar decisiones.

 

Uno de los nichos de negocios que mejor se posiciona es el minero, que claramente necesita de estas señales de mercado para la toma de algunas decisiones.

 

DIARIO DE CUYO habló con el presidente de la Cámara Minera de San Juan, Jaime Bergé, sobre cómo queda parado el sector ante una noticia de tamaño impacto. “Necesitamos mínimo 4 o 5 buenas noticias, ésta es una de ellas. Por sí sola, no va a resolverle ningún problema a la minería ni a nadie. Igual es muy positiva, que tu país este en emergente y ya no en fronterizo, es bueno para las decisiones globales de inversión”, explicó el profesional

 

Y agregó, “tal vez no define si una mina se pone en marcha o no, pero sí en las decisiones de aquellas carteras de inversión donde dicen por ejemplo ‘mirá en Uganda no invirtamos porque es peligroso, pero mirá Argentina ha ascendido’. Pasamos a integrar una posibilidad de intención”.

 

Igual, Bergé puso sus ojos en mejorar otros aspectos de la economía nacional que hoy son un gran problema para el que quiere ejecutar una inversión concreta, “es un paso importante, pero el paso es generar condiciones de inversión en el país. Ante todo tiene que ser un negocio, habiendo un negocio, las posibilidades de inversión son altas. Entre otras, tiene que haber una paridad entre el dólar y el peso, previsibilidad, ni más ni menos”.

 

Sobre los mercados emergentes

Aunque cada rasgo común tiene características diferentes en cada uno de los mercados emergentes y, por lo tanto, necesita un análisis contextualizado, todos ellos comparten características esenciales, como las siguientes:

 

Concentran una importante parte de la población mundial: son un gigantesco mercado con un enorme potencial de consumo gracias a su rápido desarrollo económico. Esas circunstancias los convierten en atractivos para empresarios e inversores de todo el mundo.

 

Internacionalización de sus economías: en dos sentidos, tanto con una mayor presencia de sus empresas en el exterior e importancia de sus exportaciones como por las inversiones extranjeras y su atractivo como mercado de destino. Una globalización que en muchos de ellos también influye en una apertura democrática.

 

Riesgo de inestabilidad política: Si por un lado son países que hacen esfuerzos constantes para mantener su estabilidad política, precisamente por ello, en la cruz de la moneda también existe el riesgo de inestabilidad e inseguridad jurídica. Según Marc Garrigasait, gestor del Koala SICAV, cuestiones como la estabilidad política, las alianzas internacionales y las trabas a nivel operativo y fiscal son elementos diferenciadores entre las distintas economías emergentes que conviene tener en cuenta a la hora de decidir una inversión o mercado de destino.

 

Crecimiento en contextos de incertidumbre: Aunque entre los distintos países se observan una mayor o menor regularidad en las tasas de crecimiento, en muchas ocasiones cuando se produce de forma acelerada lo hace dentro de un contexto cíclico e irregular que provoca incertidumbre. También hay que tener en cuenta la desaceleración de algunas economías emergentes, como ha ocurrido en determinados países europeos, asiáticos o latinoamericanos, si bien son casos puntuales que no implican que las regiones en las que se incluyen sigan mostrando un comportamiento dinámico. Por lo general, el crecimiento medio seguirá siendo mayor que el de buena parte de los mercados desarrollados.

 

Tasas de inversión industrial demasiado bajas: Las tasas de inversión industrial demasiado bajas y la inestabilidad social son otros signos distintivos que no sólo lastran el avance, sino que también impiden un normal funcionamiento en sectores que no sean las materias primas, concluye Aglietta.

 

Indicadores de la política monetaria: Indicadores como la evolución del PIB, la balanza de pagos y la inflación son esenciales para el funcionamiento de su política monetaria.

 

Volatilidad monetaria: La monetaria les hace vulnerables por carecer de liquidez en sus activos, propiciando desaceleraciones y cambios bruscos cambios que, lógicamente, desalientan las inversiones.

 

Gran potencial de crecimiento: En general, el gran potencial de crecimiento basado en la progresiva industrialización, con ritmos muy distintos que pueden llegar a resultar extremos e invitar al pesimismo, como en el caso de Brasil.

 

Falta de una clase media fuerte: Otro denominador común es la falta de una clase media fuerte que permita un crecimiento sostenido. Su falta también lleva a una inestabilidad política. Superar este problema es uno de sus mayores desafíos.



Categorías:Economía

A %d blogueros les gusta esto: