En la Casa Rosada cuentan las horas para dar por superada la crisis cambiaria. El Gobierno puso el foco en los problemas del dólar, las tarifas y la inflación en las últimas semanas que terminaron con cambios dentro del equipo económico con la salida de Juan José Aranguren y Francisco Cabrera, ministros de Energía y Producción respectivamente.

Con la renovación del gabinete en marcha y otras modificaciones que vendrán en los próximos días, el Gobierno empieza a trazar las metas a futuro. Mientras se define que ministerios van a pasar a secretarías, los cambios de gabinete fueron pensados también con vista al debate del Presupuesto 2019.

La llamada “ley de leyes” debe pasar por el visto bueno del Congreso y para eso necesita el aval de los gobernadores. Tanto Dante Sica como Javier Iguacel mantienen un nutrido contacto con los mandatarios provinciales. El economista viene de una trayectoria ligada al peronismo -fue secretario de Industria y Minería en el gobierno de Eduardo Duhalde- y podría ser un buen puente para llegar a los gobernadores del PJ con quienes el Gobierno debe sacar adelante el Presupuesto 2019.

Por otra parte, el flamante ministro de Energía, Iguacel, se desempeñó como director de Vialidad Nacional desde 2016 y mantiene una excelente relación con los gobernadores por su gestión de obras y rutas. Ese fue un detalle que destacó el Gobierno a la hora de elegir al reemplazo de Aranguren, uno de los ministros más golpeados por la política tarifaria.

Pensando en los próximos pasos, el Ejecutivo pondrá el foco en las negociaciones con las provincias para la redacción del Presupuesto 2019 en el marco del acuerdo con el FMI. Algunos funcionarios nacionales comenzaron a reunirse con gobernadores a pedido de Mauricio Macri. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, -integrante de la mesa chica política- está al frente de lograr un buen acercamiento con los mandatarios provinciales. Hasta la semana pasada había concretado una seguidilla de encuentros con 11 gobernadores. Con los cambios de gabinete y la tragedia de la familia del senador Luis Naidenoff, la agenda política quedó paralizada esta semana.

Entre los objetivos de esta nueva etapa de la gestión será fundamental lograr el apoyo de los peronistas para el Presupuesto 2019, con un Congreso que hasta ahora tiene la mirada puesta en la aprobación del proyecto de legalización del aborto con media sanción de la Cámara de Diputados.

Una vez que finalice el Mundial de Fútbol y el Senado avance con el tratamiento de la ley del aborto, comenzará la discusión de los gastos del año que viene, que implicará fuertes ajustes según los pedidos del FMI al Gobierno para lograr un desembolso de los primeros 7.500 millones de dólares.