La aprobación del aborto tiene ventaja en el Senado

Senado
A partir de la trabajosa aprobación del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, la pelota quedó en el campo del Senado. E inmediatamente se iniciaron los cálculos respecto de lo que pueda suceder en esa Cámara y las posibilidades -impensadas en un principio- de que el proyecto pueda convertirse en ley en breve tiempo.

Algo que, como dijimos, a priori resultaba muy hipotético. Pero a partir de todo lo que rodeó la aprobación en Diputados, ya nadie lo descarta. Sobre todo después de que el jefe del bloque Justicialista, Miguel Angel Pichetto, adelantó su voto positivo, aun antes de que el proyecto fuera aprobado en la Cámara baja. Y aun luego de que el bloque kirchnerista -Cristina Kirchner incluida- se pronunció mayoritariamente también a favor, asegurándole 9 votos de entrada a la aprobación.

Según los cálculos realizados por parlamentario.com, en base a las expresiones que ya han hecho conocer los senadores y las perspectivas del voto de varios, la ley estaría cosechando 28 votos a favor y 26 en contra.

De todos modos, todavía falta bastante para que el proyecto llegue al recinto, más allá de que muchas voces, comenzando por la de Pichetto, adelantaron la disposición a darle un tratamiento veloz. Se habla de cuatro semanas, aunque otros senadores salieron al cruce, rechazando de plano tal celeridad. Obviamente correspondieron a legisladores que rechazan la aprobación, como la radical jujeña Silvia Giacoppo, que expresó sus reparos por tratarse de un tema no menor, que a su juicio “tiene que pasar por las comisiones que tenga que pasar y no podemos tratarlo a las apuradas”.

Lo mismo dijo su correligionaria tucumana Silvia Elías de Pérez, que abogó por darle a un tema de “tanta trascendencia” los tiempos que merezca. “Es muy importante escuchar la opinión de todas las provincias, llevar el debate al interior del país como se ha hecho en debates de similares características”, señaló. Difícil que atiendan tamaño reparo, pero Elías de Pérez se reunirá esta semana con la titular del Senado, Gabriela Michetti, y el presidente provisional, Federico Pinedo, para expresarles sus planteos. Ambos están en contra del aborto.

También cuestionó el apresuramiento el formoseño José Mayans, quien planteó una nueva diferencia con Miguel Pichetto al señalar que se trata de “un tema muy profundo y hay que dar una discusión profunda”. Contrario a la norma, aclaró que no le importa que haya 70 votos a favor, no quiere apurarse en el tratamiento.

El poroteo

En rigor, en el oficialismo es donde anida en principio la mayor cantidad de rechazos. Un paneo preliminar realizado por parlamentario.com sobre el bloque que hoy es la primera minoría del Cuerpo, muestra solo 7 votos a favor y 14 en contra. Tres de esos votos a favor son “probables”, en tanto que 5 de los 12 en contra son contrarios a la ley.

Están en contra los senadores Pedro Braillard Poccard, Esteban Bullrich, Federico Pinedo y Marta Varela, a los que habría que sumar a Alfredo De Angeli, que supo pronunciarse en contra, aunque para este debate puntual no ratificó aún su postura y probablemente Gladys González. El único que se pronunció a favor es el presidente del bloque Pro, Humberto Schiavoni.

Entre los radicales también es su presidente de bloque el que está decididamente a favor. Acompaña esa postura Pamela Verasay. También votará a favor el catamarqueño Oscar Castillo, quien adelantó su voto señalando que si bien respeta “sincera y profundamente las convicciones de quienes sostienen un pensamiento distinto”, considera que “es imprescindible reconocer la gravedad de la problemática que este proyecto intenta subsanar y adoptar, desde la responsabilidad indelegable del Estado, los instrumentos normativos para atenuar su impacto”.

Se especula conque votarían a favor el presidente del bloque radical, Angel Rozas y el santacruceño Eduardo Costa.

En contra ya confirmaron que votarán la riojana Inés Brizuela y Doria, el mendocino Julio Cobos, la tucumana Silvia Elías de Pérez y la jujeña Silvia Giacoppo. También votaría en contra, pero no está confirmado, el riojano Julio Martínez.

De los aliados de Cambiemos, es una declarada militante antiabortista la fueguina Miriam Boyadjian, y también votarían contra el proyecto el puntano Claudio Poggi y el sanjuanino Roberto Basualdo.

En cuanto al bloque de Pichetto -que ya dijimos votará a favor- hay 9 votos confirmados a favor y 2 probables, mientras que en contra hay 6 confirmados y uno probable.

Votarán a favor el chaqueño Eduardo Aguilar, que fundamenta su postura en que “en los países donde es legal, bajó la tasa de mortalidad materna y los abortos han disminuido, inclusive”; el entrerriano Pedro Guastavino, que anticipó su voto positivo también basado en las estadísticas, que “marcan claramente que, producto de los abortos clandestinos, ha habido muertes de muchas mujeres. Entonces hay una clara cuestión de salud pública”. “Voy a acompañar la media sanción que votó Diputados”, confirmó.

Otro voto a favor es el del fueguino Julio Catalán Magni, que tenía una postura original contraria al aborto en base a su creencia religiosa, que ahora modificó y considera que hay que despenalizar.

La entrerriana Sigrid Kunath también votará a favor, igual que la tucumana Beatriz Mirkin y el fueguino José “Nato” Ojeda. De ese interbloque votarán a favor los dos pampeanos, Norma Durango y Daniel Lovera. En el mismo sentido lo haría Rodolfo Urtubey, que cambiaría su postura original, en el mismo sentido que lo expresado por su hermano gobernador. Pero es probable que presente un proyecto alternativo, junto a otros senadores, según confió al diario La Gaceta.

También es probable que vote a favor el chubutense Alfredo Luenzo.

En cuanto a los rechazos a la ley, ya anunciaron su rechazo la sanjuanina Cristina López de Abarca -“Estoy a favor de la vida”, ha dicho-, el formoseño José Mayans, el expresidente Carlos Menem, el catamarqueño Dalmacio Mera, el jujeño Guillermo Snopek y el sanjuanino Rubén Uñac. Se presume que también votará en contra el correntino Carlos “Camau” Espínola.

Ya hemos dicho que el bloque FpV-PJ votará mayoritariamente a favor, y estos son Ana Almirón, Cristina Fernández de Kirchner, Anabel Fernández Sagasti, Marcelo Fuentes, Silvina García Larraburu, Nancy González, Ana María Ianni, Inés Pilatti Vergara y María de los Ángeles Sacnun.

Del interbloque Parlamentario Federal, los 5 votos que se conocen serán en contra, comenzando por la salteña María Cristina Fiore Viñuales, que no coincide con las cifras de muertes en abortos clandestinos, que considera “exageradas”, y más allá de eso sostiene que “la vida comienza a partir de la concepción”, por lo que rechaza de plano el proyecto que viene de Diputados. Es más, “no aceptaría ninguna modificación”.

Los dos neuquinos del MPN, Lucila Crexell y Guillermo Pereyra, ya anunciaron su rechazo a la despenalización del aborto, como es conocida la postura de los puntanos, así que también votarán en contra Eugenia Catalfamo y Adolfo Rodríguez Saá.

Por último, votarán en contra Fernando “Pino” Solanas y la rionegrina Magdalena Odarda, que conforman un interbloque. “Tanto el senador Pino Solanas como yo vamos a apoyar el proyecto tal como viene de la Cámara de Diputados para que no tenga más retrasos”, expresó la rionegrina a VDM Noticias, mostrándose también a favor de un tratamiento rápido, porque “ya se ha dado el debate muy profundamente y todos tuvimos la posibilidad de estar atentos a las distintas posiciones e ideas”.

De tal manera el conteo preliminar de parlamentario.com permite verificar 24 votos confirmados a favor, más 4 probables, y 20 en contra, más 6 probables.

Sin definición

Hay 18 senadores sin definición. Del oficialismo, dos cordobeses: Ernesto Félix Martínez y Laura Rodríguez Machado. El primero anticipó que dirá su posición luego de estudiar el proyecto de Diputados, pero deslizó ante el diario La Voz que su postura se condice con la doctrina de la Corte en el caso FAL de 2012, que precisó el alcance del aborto no punible que el Código Civil prevé desde 1921. La extitular del bloque Pro aclaró por su parte que “aún no tengo una posición personal tomada y lo discutiremos primero dentro del bloque del Pro y luego con el resto de los colegas del interbloque de Cambiemos. Es una tema que hay que discutir en profundidad y cuando tenga una posición la haré pública”.

El radical jujeño Mario Fiad aclaró que no dará su postura pues preside la Comisión de Salud, a la que podría ser derivado el proyecto, por lo que prefirió esperar, para no condicionar el debate. Juan Carlos Marino estaba originalmente contrario a la legalización, pero que podría rever su posición como su correligionario Daniel Kroneberger en Diputados, según ha trascendido. Puntualmente Marino dijo este fin de semana a la agencia estatal Télam que “voy a escuchar a todas las partes involucradas porque es una ley compleja, difícil, que no tiene amplio consenso. Hay prácticamente un empate”.

Completa el cuadro de oficialistas indecisos la santacruceña María Belén Tapia.

Del peronismo, no adelantaron su postura el tucumano José Alperovich, Inés Blas, Carlos Caserio, María Teresa González, Omar Perotti y el chubutense Mario Pais.

La catamarqueña Blas dijo no tener aún una decisión tomada, que dijo adoptará cuando se acerque la fecha. El cordobés Carlos Caserio también confesó no tener una posición personal tomada. “Se trata de una decisión personal y la tomaré llegado el momento”, señaló.

Del interbloque Parlamentario Federal, están indefinidos el salteño Juan Carlos Romero, el santafesino Carlos Reutemann, los misioneros Maurice Closs y Magdalena “Maggie” Solari, y los santiagueños Ada Rosa del Valle Itúrrez de Cappellini, Blanca Felisa Porcel de Ricovelli y Gerardo Montenegro.

De estos, el exgobernador misionero Maurice Closs se ha pronunciado de manera muy crítica respecto de la ley, por considerarla “técnicamente muy mala, más allá de la expresión de un cambio”. En declaraciones a Radio Repúblcia, señaló que “la ley que salió es una ley con una técnica legislativa muy mala, muy descriptiva y confusa”. Centró sus críticas en “lo que son los presupuestos nacionales y provinciales: no veo cómo van a poner en funcionamiento un esquema de aborto gratuito en las provincias, cuando Nación no tiene hospitales allí”. De todos modos, aclaró que se debe atender “la expresión de un cambio” y consideró que “hay que tratar de salvar de esa ley todo lo que tiene que ver con la despenalización”.

Su comprovinciana Magdalena Solari negó tener una posición tomada y en su cuenta de Facebook expresó que “jamás me he expresado públicamente en medios de comunicación al respecto de la ley IVE que hoy tiene media sanción”.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: