El Ejecutivo da inicio al diálogo con gobernadores para recortar el rojo fiscal

cc050618e002f11_crop1528165237413.jpg_258117318

Luego de que el presidente Mauricio Macri fustigó al peronismo en plena puja por las tarifas, el Gobierno buscará desde hoy tender puentes y retomar el diálogo. Y ante el temor de que la oposición se abroquele en el Congreso, la Casa Rosada decidió apurar la agenda de encuentros con los gobernadores para discutir el Presupuesto 2019, aunque con el compromiso de que no se enfocará únicamente en la reducción del déficit fiscal. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, bajó los decibeles ayer por el canal A24. “Somos un gobierno en clara minoría en la representación parlamentaria y en los gobiernos provinciales”, planteó. Y agregó que necesitan “que nos dejen tomar esas decisiones que necesita la Argentina”. De ahí, que el ministro renovó el llamado al diálogo con la dirigencia opositora para sentar las bases del “acuerdo para el desarrollo” que pregona la Casa Rosada en medio de las negociaciones con el FMI.

En esa búsqueda, Frigerio, su vice Sebastián García de Luca y el secretario de Interior, Domingo Amaya, viajarán hoy a Tucumán para reunirse con el gobernador Juan Manzur. Allí inaugurarán obras de hábitat en el barrio San Isidro de Lules. De esta manera intentarán descongelar la relación con el referente peronista. Manzur fue el mandatario que se mostró más distante de Macri durante la gira que encabezó el jefe de Estado al NOA, entre el jueves y sábado pasado. Allí, el gobernador le espetó que no estaba de acuerdo con las frases presidenciales sobre la “irresponsabilidad” del peronismo.

En paralelo, se espera que algún mandatario visite Balcarce 50 durante estos días para avanzar en la línea del acuerdo que pidió Macri.

Para sumar apoyos, el Gobierno estará dispuesto a abrir el temario más allá de la baja del déficit fiscal, que es un punto clave en la negociación con el FMI. “Si nos convocan, tenemos que hablar de la competitividad de cada región y el empleo”, plantearon desde una provincia patagónica. En el Gobierno acuerdan hablar de desarrollo productivo, política exterior y “los cambios que hay que hacer en la modernización de las relaciones entre los empresarios y los trabajadores”. En Casa Rosada todavía insisten con consensuar una reforma laboral.

La Nación afila el lápiz para reducir el déficit fiscal, en línea con los requerimientos que deberán satisfacer por el acuerdo con el FMI. En especial de cara a 2019, cuando la meta fiscal seguramente esté cerca de 1,5%, por lo que necesitan ajustar por más de $ 100 mil millones. De ahí que el presidente Mauricio Macri necesita a los gobernadores para consensuar el Presupuesto del próximo año.

Es que es en las transferencias a las provincias donde el Gobierno piensa hacer un ajuste. También tienen planeado discutir sobre la transferencia de competencias a provincias, tales como Edenor y Edesur a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. O que estos dos mandatarios cubran con recursos de sus distritos las obras de AySA. Además planean ajustar a otras provincias y es por eso que en Nación están revisando cuántos aportes discrecionales se transfieren.

De hecho, se evalúa que Nación transfiera a las provincias el costo del Fondo Nacional de Incentivo Docente que garantiza un salario mínimo a los maestros. Este fondo alcanza los $ 25.000 millones para 2018.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: