PJ y Cambiemos muestran ya cartas de póker electoral 2019 en provincias

Aunque parezca que falta una eternidad para la renovación de gobernaciones, a esta altura del otoño de 2019 ya se habrán disputado varias batallas provinciales y otras se estarán por jugar. Entre clásicos como el de Catamarca, que apunta a marzo, y la intención de los gobernadores peronistas de desdoblar los comicios de los nacionales, los tiempos de definición están cerca. Inclusive, se alentaron reformas electorales en estos meses en distritos como San Juan, Córdoba y Tierra del Fuego para darles la posibilidad a los mandatarios de estirar plazos y manejar a pulso la agenda de acuerdo con el clima político. A esto se suman provincias como Chaco o Santa Fe, obligadas por su constitución a despegar calendarios provinciales de nacionales. Aunque el panorama varió en las últimas semanas, en Cambiemos confían en arrebatarle al PJ un puñado de gobernaciones, parados sobre el éxito de las últimas legislativas.

Es cierto que las turbulencias económicas de las últimas semanas enfriaron la discusión por candidaturas. Sin importar bandera, los gobernadores miden recuento de daños y están preocupados por prevenir incendios ante la posible caída de recursos; caída que siempre afecta la gobernabilidad. Además, la crisis cambiaria y sus consecuencias dejaron claro una vez más -como ocurrió en las legislativas y en especial en tanteadores que se revirtieron entre PASO y generales- que en Argentina el tablero es inestable: quienes esperan ganar por goleada pueden perder sin miramientos por un par de carambolas. Y viceversa.

No obstante, el río subterráneo sigue fluyendo. En 2018 se definirán candidaturas y tanto el peronismo como la Casa Rosada, así como los sellos provinciales barajan nombres, en algunos casos con internas feroces. Otras candidaturas ya están definidas.

Corrientes y Santiago del Estero lo ven por TV: la elección de gobernador fue en 2017, desfasadas ambas por viejas intervenciones federales.

Reelegibles

Varios gobernadores van por la reelección. Si las últimas elecciones son un termómetro, no deberían tener problemas para renovar mandato los peronistas Sergio Uñac en San Juan, Lucía Corpacci en Catamarca, Juan Manzur en Tucumán, el eterno Gildo Insfrán en Formosa. Por Cambiemos, Gerardo Morales en Jujuy y María Eugenia Vidal en Buenos Aires también se anotan como favoritos.

En San Juan, los hombres fuertes de Cambiemos, los legisladores nacionales Roberto Basualdo y Eduardo Cáceres, seguirán en el Congreso. Será Marcelo Orrego, intendente de Santa Lucía, quien enfrente a Uñac, gobernador de números holgados en las encuestas. El radical José Cano irá por la revancha en Tucumán tras caer en las últimas legislativas contra el vice de Manzur, Osvaldo Jaldo (los afiches “Manzur-Jaldo 2019” ya empapelan el jardín de la República). En Catamarca, la Casa Rosada no tiene aún definido quién será su representante. Eduardo Brizuela del Moral tiene el apellido más instalado, pero también aparecen tapados como Rubén Manzi en el póker de posibilidades. Por su parte, Vidal y Morales corren con una ventaja extra a las que dan las encuestas: Buenos Aires y Jujuy son distritos donde el peronismo no termina de decantar nombres y donde las definiciones del PJ llegarán con demoras.

Rodríguez Saá vs. Claudio Poggi será otra de las peleas reeditadas en San Luis, tras la remontada histórica del PJ contra su exaliado en los últimos comicios. Todo parece indicar que será el senador Adolfo quien ocupará la primera línea de la lista y su hermano Alberto, el primer díscolo que huyó del Pacto Fiscal impulsado por el presidente Mauricio Macri, buscará el salto a la presidencial.

En La Pampa, tras las últimas elecciones el gobernador Carlos Verna decía en mesa de pares: “Es lindo ganar una elección. Pero ganar por 70 votos es todavía más lindo”. El peronista es el otro mandatario que se bajó del Pacto: su relación con la Casa Rosada no tiene retorno. El exfutbolista de Argentinos Juniors Carlos Mac Allister es quien tiene más posibilidades de buscar el zarpazo por Cambiemos, aunque en el Gobierno nacional no tachan de la lista a los legisladores nacionales Juan Carlos Marino y Daniel Kroneberger.

Otros peronistas deberán detener el avance del sello macrista para no perder sus bastiones: Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Domingo Peppo (Chaco) irán por la reelección, pero vienen de traspiés en las legislativas. En el caso de Córdoba, si bien desde el PRO impulsan a otro hombre del fútbol, el exárbitro Héctor “la Coneja” Baldassi (quien parece tener más números), en el radicalismo pujarán por que la boleta amarilla lleve grande el nombre del intendente capitalino Ramón Mestre o del diputado Mario Negri. No descartan tampoco a Luis Juez, exembajador eyectado de Ecuador.

Divididos

Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino (MPN), tiene intenciones de repetir cuatro años de gestión, pero antes deberá lidiar una interna que se recalentó en estos meses y que tiene del otro bando a su vice, Rolando Figueroa. Este año se definirá el candidato puertas adentro del MPN. Horacio “Pechi” Quiroga (intendente de la capital) es quien corre con ventaja en representación del sello macrista, aunque en el PRO no descartan a David Schlerth, vencedor en las últimas legislativas.

También la fueguina Rosana Bertone buscará un segundo mandato. La fórmula de Cambiemos, en tanto, será encabezada por el diputado Héctor Stefani. Las últimas legislativas las ganó el FpV y la lista de Bertone terminó en el tercer lugar. Es decir, el peronismo fue dividido. Ahora, la gobernadora buscó acercarse a uno de los referentes del kirchnerismo, el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, y ya se muestran juntos en diferentes mítines. Más tirante sigue la relación con otro camporista, Gustavo Melella, jefe municipal de Río Grande. Evitar la división será clave para el peronismo si pretende retener Tierra del Fuego.

Situación similar se dio en Salta, donde la ruptura sí fue aprovechada por Cambiemos, que derrotó al peronismo del gobernador Juan Manuel Urtubey, sin posibilidad este de ser reelecto al culminar su tercer período al frente del Ejecutivo. Los cuestionamientos del mandatario a la expresidenta Cristina de Kirchner partieron el frente oficialista el año pasado con la salida del Partido de la Victoria, referenciado en Sergio “Oso” Leavy. Con esos votos el PJ no hubiese pasado sobresaltos. Pero la lección parece aprendida: Leavy, diputado nacional y exintendente de Tartagal, suena como integrante de una fórmula que podría contener también a dirigentes que responden a Urtubey, como el diputado nacional Javier David o Miguel Isa, actual vicegobernador. Enfrente aparece el intendente de Salta capital, Gustavo Sáenz, exaliado,quien también tuvo un pasado en el massismo antes de recalar en Cambiemos. Otra opción es el diputado nacional Martín Grande, vencedor en las últimas legislativas.

Futuro amarillo

Dos de las provincias donde más se ilusiona Cambiemos con dar el golpe son Chubut y Santa Cruz, con oficialismos castigados y en retroceso. En el primer caso, tras la muerte de Mario Das Neves, el sello Chubut Somos Todos (CHST) entró en crisis. Mariano Arcioni reemplazó al viejo líder y se encontró con una provincia fundida y sin respaldo político. Déficit de $700 millones mensuales aún con con recortes lo llevaron a pagar sueldos de estatales desdoblados y en muchos casos con asistencia nacional. Si bien Arcioni puede revalorizar su imagen si logra capear la tormenta, hoy el escenario está dado para el salto del diputado nacional Gustavo Menna, de la UCR, quien viene creciendo y estuvo muy cerca en 2017 de derrotar a la lista de un Das Neves todavía en vida. El peronismo no tiene orientación y en las últimas legislativas se fragmentó en seis listas. El oficialismo podría poner a Arcioni en cancha o a Jerónimo García, legislador provincial a quien desde el dasneveísmo buscaban proyectar para el Ejecutivo tras la muerte del exmandatario. Por el PJ: Carlos Linares, Gustavo Mac Kharty, Javier Touriñán. Ricardo Sastre, intendente de Puerto Madryn, también asoma aunque no está del todo claro por qué sello.

La crisis golpeó antes a Santa Cruz que a Chubut, y a juzgar por las legislativas pasadas, el ciclo del FpV parece cumplido. Alicia Kirchner tiene posibilidad de reelección, aunque también podría surgir Javier Belloni, intendente de El Calafate, pago chico del kirchnerismo. Por Cambiemos, Eduardo Costa aspira a replicar el éxito en las urnas de 2017, cuando accedió al Senado nacional tras arrasar al FpV.

Se despiden

Por límites constitucionales a los actuales mandatarios, habrá renovaciones obligadas en Mendoza, Río Negro, Misiones y La Rioja. En Santa Fe se está discutiendo una reforma constitucional que podría darle la posibilidad a Miguel Lifschitz de ir por otro mandato, aunque tanto el peronismo como Cambiemos no se muestran permeables. Lifschitz es quien mejor mide en el FPCyS por su buena imagen de gestión. Si la iniciativa queda bloqueada, será el turno del exmandatario Antonio Bonfatti, jefe del socialismo y presidente de la Cámara de Diputados provincial. Los otros casilleros parecen completos para una elección que se proyecta pareja, en escenario de tercios como en 2015. Se inscriben el senador Omar Perotti por el PJ y el intendente de la capital José Corral por Cambiemos. Este último fue el radical que primero se mudó del FPCyS a la alianza macrista y ya se muestra como número puesto. Aunque en la Casa Rosada le dejan aún espacio a otro radical, Mario Barletta, embajador en Uruguay, y a Luciano Laspina, con aval del PRO y de la Coalición Cívica.

Donde tampoco está consagrada la reelección es en Mendoza, pero el frente oficialista que lidera Alfredo Cornejo igual se encamina a seguir en el poder. El dedo del jefe de la UCR será clave, y hoy apunta a su ministro de Economía, Martín Kerchner, quien trabaja con él desde tiempos de la intendencia de Godoy Cruz. Difícil que hombres que también banca la Casa Rosada como Julio Cobos o el titular del PRO local, Omar De Marchi (intendente de Luján de Cuyo), avancen por fuera del cornejismo, que en estos días se exhibe como caso de éxito de Cambiemos al reencausar una mala situación fiscal heredada del PJ. Por su parte, el peronismo terminó de partirse con la jugada estratégica del gobernador de bendecir como opositora a la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, del ala kirchnerista, quien ya pidió pista para 2019. Por el PJ ortodoxo iría Alejandro Bermejo, intendente de Maipú.

Al haber integrado fórmula en 2011 como vices, las constituciones provinciales le dan un apretón de manos de despedida a Sergio Casas (PJ, La Rioja), Alberto Weretileck (Juntos Somos Río Negro) y Hugo Passalacqua (Frente Renovador de la Concordia, Misiones). El peronismo riojano puja por una interna donde la figura del presidente local del partido y exmandatario Luis Beder Herrera será determinante. Por Cambiemos, el radical Julio Martínez llega con fortaleza tras derrotar a Carlos Menem en octubre pasado. Habrá que esperar definiciones del intendente de la capital, Alberto Paredes Urquiza, un peronista exaliado de Casas que coquetea con Cambiemos. Hace un mes dio señales de querer participar de la interna del PJ pero después mostró ambiciones de representar al macrismo.

Weretilneck también “será el gran elector”, como dicen en la provincia. Por JSRN los nombres más firmes son el vice Pedro Pesatti y el jefe de bloque Alejandro Palmieri, ambos abrazados por el gobernador. Por Cambiemos: Sergio Wisky, diputado nacional del PRO, hoy está por encima de potenciales competidores internos. Aunque la Casa Rosada no quiere debilitar al oficialismo y jugará con cautela. Si JSRN pierde, es más probable que la provincia quede en manos del PJ. Por el peronismo, pica en punta Martín Soria, jefe del partido en la provincia e intendente de General Roca. También se inscribió en la contienda la senadora nacional Silvina García Larraburu, de reciente paso del bloque pichettista (también rionegrino) al de Cristina Kirchner.

Misiones acelera a una contienda entre el vice de Passalacqua, Oscar Herrera Ahuad, y Humberto Schiavoni, senador nacional del riñón del PRO.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: