Jorge Yoma: “Muchos dirigentes peronistas están temerosos de quedar como retrógrados si se oponen al aborto”

Jorge Yoma ha sido uno de los pocos dirigentes del peronismo que sin medias tintas se ha pronunciado en contra del proyecto de legalización del aborto. “Si el Congreso quiere legislar en serio debería primero convocar a todos los ministros de Salud y Educación de Nación y Provincias, del 2003 para acá, para que expliquen qué hicieron por el cumplimiento de la Ley de Procreación Responsable que votamos hace quince años”, dice el ex senador nacional y ex embajador en México.

Yoma, que fue convencional constituyente en 1994, afirma además que legalizar el aborto es inconstitucional, cuestiona a los funcionarios por no cumplir con las políticas sociales de prevención y tomar el atajo fácil del aborto, del mismo modo que algunos proponen legalizar el consumo de estupefacientes en vez de trabajar en las causas de la adicción a la droga. También llama “circo” al debate del Congreso sobre el aborto, porque “se convoca a cualquiera para hablar de lo que no sabe”.

Es extraño que el peronismo no se haya pronunciado claramente en contra de una Ley que parece contraria a su ideario y a su historia.

El problema es que el peronismo no tiene liderazgo y además corren nuevos tiempos y muchos dirigentes no quieren aparecer con un discurso retrógrado.

¿Cuál es su posición y en qué se funda?

Yo estoy claramente en contra del aborto por razones jurídicas, humanistas e ideológicas, por el vínculo del peronismo con la doctrina social de la Iglesia. Tengo un cúmulo de razones.

Marcha contra la legalización del aborto, el 20 de mayo pasado

Usted también es crítico de la inacción del Estado en la materia.

Exactamente, porque cuando yo estaba en el Congreso votamos una Ley de Procreación Responsable (2003). Entonces, antes de hacer la “fácil” que es decir “legalicemos el aborto” yo quiero que, ya que están citando a tanta gente, convoquen a los ministros de Salud de la Nación y de las provincias que estuvieron en funciones desde que se promulgó esa Ley para que digan qué campañas hicieron para prevenir los embarazos no deseados, cuánto invirtieron, porque hubo una torta enorme de publicidad que se llevaron los estados provinciales y la Nación; cuánto de eso fue para prevenir los embarazos no deseados.  ¿Cuántas clases de educación sexual hay en la currícula de cada provincia, de cada sistema educativo? Sobre todo entre los adolescentes que es la franja etaria en la cual más se dan estos embarazos no deseados.

— ¿Quince años tiene la Ley y todavía no se aplica plenamente?

Hay un claro incumplimiento de deberes por los ministros de Educación y Salud en estos quince años. La fácil es “aborten”; la difícil es “hagamos prevención para evitar los embarazos no deseados”; la difícil es decir “cumplamos nuestra función”. La fácil es decir aumentemos la pena para los delitos, la difícil es prevenir los delitos, porque el Código Penal actúa una vez que se cometió el delito. En todo, los funcionarios hacen la fácil. La fácil es decir legalicemos el consumo de estupefacientes, la difícil es combatir las causas sociales de ese flagelo y el narcotráfico.

La dirigencia del peronismo está temerosa de parecer retrógrada frente a toda esta movida mediática en torno a la legalización del aborto; es la moda: te hace ver progresista

¿Por qué cree que hay tanto silencio en este tema por parte de la dirigencia justicialista?

No quiero personalizar en nadie pero la dirigencia del peronismo está temerosa de quedar como retrógrada, de aparecer con un discurso retrógrado frente a toda esta movida mediática y de alboroto que hay en torno a la legalización del aborto. Es la moda: te hace ver progresista. Y la verdad es que ser progresista para mí hoy es trabajar para evitar los embarazos no deseados. Se puede sostener un discurso progresista oponiéndose a la legalización y sobre todo defendiendo y aplicando la ley que el Congreso mismo sancionó, previniendo casos de embarazo no deseado. Del mismo modo que los funcionarios deben actuar eficazmente en la prevención del delito. Y, en vez de liberar el consumo de drogas, combatir las causas sociales y el narcotráfico. Pero frente a los grandes males de la sociedad se hace la fácil. Aborten.

Además del silencio, algunos apoyan incluso esta legalización. ¿No es una posición que es contraria a la tradición y al ideario del peronismo?

Absolutamente, por la vinculación del peronismo con la doctrina social de la iglesia, históricamente su posición es la de la defensa de la vida. Además es un debate inconstitucional, una ley así que salga del Congreso es inconstitucional porque todos los tratados de derechos humanos a los que en la reforma de 1994 les dimos rango constitucional protegen la vida desde la concepción. Al adoptar la Convención por los Derechos del Niño, la posición argentina fue establecer que se considera niño desde la concepción hasta los 18 años. Hay un fallo de la Corte que contempla la posibilidad del aborto en casos específicos, algo que ya estaba un poco contemplado en la Constitución, el fallo de la Corte lo amplía, en casos extremos, como puede ser el de esta niña que fue violada en Salta, aunque al tener 11 años no puede decidirlo ella, sino los padres. Así es la ley. Ahora, arrogarse uno el derecho de decidir es una forma de fascismo, de avasallamiento de derechos.

En los sectores más humildes es donde hay mayor oposición al aborto. Ser progresista es atender a lo que piensan esas mujeres

Uno de los argumentos en favor de la ley es que está destinada sobre todo a las mujeres pobres.

La contradicción es que, cuando se hacen encuestas, en los sectores más humildes, que es donde supuestamente más sufren el tema, es donde hay mayor oposición al aborto. Ser progresista es atender a lo que piensan las mujeres de esos sectores que supuestamente son las mayores víctimas de los embarazos no deseados, porque la clase media tiene acceso a la información y al uso de anticonceptivos. Esas mujeres que mueren por abortos no deseados, que además las cifras están falseadas, exageradas, hay que cargarlas en el debe de los ministros de Salud que no cumplen con la Ley sancionada por el Congreso. Eso es ni más ni menos que la tarea de un gobierno.

Lo que hacen es lavarse las manos, la fácil. Con todo: delitos, narco, aborto…

Hasta ahora no ha sido evocado ese tema en el debate en el Congreso.

No, pero ya que están citando a todos, citaría a los ministros de Educación y Salud, a todos, como dije, provincias y Nación, para ver si han cumplido con su rol. En cambio, están citando a cualquiera, opina cualquiera, con pañuelo verde…es un circo. Insisto, ya que citan a cualquiera para opinar de lo que no conoce, que citen al Estado, a los responsables del área de los últimos quince años y ahí sí voy a creer que están legislando en serio, que están informándose antes de legislar. Lo que hacen es lavarse las manos, la fácil. Con todo: delitos, narco, aborto…



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: