El Gobierno dispone un adelanto a docentes universitarios

f999x666-456069_551134_0

El Ministerio de Educación de la Nación anunció que otorgará a los docentes universitarios un incremento del 5 por ciento del salario a cuenta de los futuros aumentos que se acordarán en la mesa de negociación con los gremios.

“Este avance se inscribe en el marco del diálogo entre las partes y se suma al adicional actualizado desde el primero de febrero, fijado en 2,27%”, indicó la cartera educativa en un comunicado, pocas horas antes de la “Marcha de Antorchas en Defensa de la Universidad Pública y el Salario Docente”, convocada para las 17:00 por la CONADU junto a todos los sindicatos universitarios, entre ellos la FAGDUT, CTERA, SADOP.

Por otra parte, la cartera de Educación nacional impulsa la orientación de la oferta universitaria en función de las necesidades de profesionales que requiere cada una de las regiones del país. En ese sentido, Alejandro Finocchiaro se encargó de señalar que se trata de una política “Estado con Universidad y no Estado contra la Universidad”, al reafirmar la existencia de diálogo con cada una de las casas de altos estudios.

El funcionario puso como ejemplo la carencia de carreras vinculadas con el sector pesquero a pesar del extenso litoral marítimo con el que cuenta el país. Dijo que en Mar del Plata hay una carrera de oceonografía, pero “para ser Jaques Custeau (en alusión al desaparecido documentalista francés) y los jóvenes tiene que emigrar muchas veces para trabajar”. “Nosotros no imponemos nada, vamos con la información como herramienta para hablar con las universidades y las jurisdicciones”, advirtió por su parte Dania Tavela, secretaria de Políticas Universitarias.

La información está contenida en el libro “Áreas de vacancia: vinculación, pertinencia y planificación del sistema universitario”, publicado por la dependencia de la funcionaria y la Secretaría Ejecutiva de los Consejos de Planificación de la Educación Superior, a cargo de Magalí Catino. Se trata de un estudio detallado de las carreras, los estudiantes en las distintas regiones, las necesidades del sistema productivo y de servicios, y su relación con la oferta educativa.

En el trabajo se plantea como novedad para la planificación universitaria, la división del país en siete regiones. Son ellas la Metropolitana, con la ciudad de Buenos Aires y el conurbano; la Bonaerense, con todo el resto de la provincia, incluido La Plata; Centro (Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe); Nuevo Cuyo (Mendoza, San Juan, La Rioja y San Luis); Noroeste (Catamarca, Jujuy, Salta, Santiago del Estero y Tucumán); Noreste (Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones) y Sur (Chubut, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego). Tavela señaló, en la presentación del trabajo ante la prensa, que “se enfoca en todo el sistema productivo de cada región, lo que incluye los servicios educativos y de salud”.

La funcionaria advirtió que en enfoque “no es sobre las carreras, sino sobre los conocimientos”, mientras que admitió las existencias de resistencias en universidades y autoridades jurisdiccionales, que por ejemplo quieren conservar carreras tradicionales. Sostuvo que las primeras regiones que parecen aprovechar la información sobre las vacancias o falencias en la oferta educativa son las del NOA y el NEA: “Sobre todo en el noroeste donde se empieza a ofertar la carrera de turismo, importante para zona”.

En cuanto a los incentivos a los estudiantes de carreras estratégicas, Tavela explicó que continuarán, pero advirtió que “no todos los incentivos pasan por los fondos que se inyecten”. “También pasa por las mejoras de las instituciones. Hay una responsabilidad de la universidad para responder a la demanda de la sociedad”, añadió.



Categorías:Sociedad

A %d blogueros les gusta esto: