hysg8_o8z_930x525_1

Ayer, a tres meses de la muerte del cadete de policía riojano Emanuel Garay, la Justicia de esa provincia confirmó el procesamiento con prisión preventiva de los ocho policías acusados de su muerte y de las graves lesiones que provocaron a otros 15 aspirantes de la escuela de cadetes de la Policía de La Rioja.

El 10 de febrero de este año, Garay murió por “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal”, luego de estar seis días internado en el hospital Vera Barros por los tratos recibidos en su primer entrenamiento policial. .

La Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional de La Rioja, integrada por la magistrada Sara López Douglas, resolvió que los imputados Dardo Gordillo, Ramón Leguiza, Jorge Leguiza, Adriana Rodríguez, Nadia Bravo, Elio Marcial, Ivana Luna y Marcos Miranda continuaran presos por el “homicidio calificado” de Garay, 15 casos de “lesiones gravísimas calificadas” y “violación a los deberes de funcionario público por ejercicio abusivo de la autoridad”.

El mismo día, el abogado de los policías imputados, Raúl Vidable, presentó en el Consejo de la Magistratura un pedido de juicio político contra el juez de la causa, Mario Martínez, y adelantó que en los próximos días realizará una denuncia penal por el “abuso que cometió al dictar la prisión preventiva” de sus defendidos. Para la jueza, los argumentos presentados contra el fallo del magistrado Martínez “son de carácter genéricos y no son adecuados”. López Douglas consideró que “No se advierte de parte del magistrado instructor (Martínez) una violación a la garantía del debido proceso y a la defensa en juicio”.