Casi sin gobernadores, el PJ pidió abrir las puertas del partido

 

not_916102_22_184725

El peronismo sigue coleccionando fotos y llamados a la unidad. Ayer le tocó a su consejo nacional, que se reunió por primera vez en el año, hizo un duro diagnóstico de la coyuntura con críticas al Gobierno y pidió “abrir las puertas” del partido para “no hacerle el juego” a Mauricio Macri.

El dato saliente de la cita en la sede de la calle Matheu fue la ausencia de los gobernadores que son consejeros o secretarios del partido. Faltaron Juan Manuel Urtubey (Salta), Domingo Peppo (Chaco), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Sergio Casas (La Rioja), Juan Manzur (Tucumán) y Gildo Insfrán (Formosa). La única que viajó fue la catamarqueña Lucía Corpacci.

Durante poco más de dos horas, cerca de 50 convocados hablaron de la necesidad de “dejar de lado los personalismos” para “unir” las piezas del atomizado rompecabezas partidario. Hubo esbozos de autocrítica y algún pase de factura.

El vocero de la reunión fue el presidente del partido, José Luis Gioja, flanqueado por Corpacci, por el intendente de Merlo y jefe del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, y la intendenta de La Matanza, Verónica Magario. “Las puertas del partido están abiertas de par en par para consolidar la unidad y no hacerle el juego al Gobierno que maneja muy bien el juego del divide y reinarás”, aseguró Gioja.

Anunció que el congreso nacional del PJ se reunirá a fines de abril o en mayo. En lo formal servirá para incorporar la paridad de género a la carta orgánica del partido. Políticamente buscará convertirse en otra foto del “álbum la unidad”. Se decidió aumentar la frecuencia de las reuniones del consejo y llevarlas a distintos puntos del país. “Vamos a sesionar cada 30 o 40 días. Tenemos que demostrar que somos un partido federal y el más grande de América Latina”, arengó Gioja.

Las críticas al Gobierno quedaron expuestas en el documento, de dos carillas. “La tan anunciada lluvia de inversiones aún no llegó, pero ahora nos quieren hacer creer que no las vemos porque son invisibles”, advierte el escrito. Gioja disculpó a los gobernadores ausentes. “Cada uno tiene su agenda y sabe cómo manejarla. No me animo a juzgarlos por no haber estado”, dijo.

Las “presiones” de la Casa Rosada para minar los intentos del PJ por mostrarse compacto y capaz de competir con chances en 2019, que quedaron en evidencia en el faltazo de los gobernadores al mitín en San Luis la semana pasada, se discutieron a puertas cerradas. A nadie escapa que buena parte de los caciques provinciales huye de cualquier foto que incluya al kirchnerismo. Ayer sí estuvieron Daniel Scioli, Jorge Taiana, Víctor Santamaría, Guillermo Moreno, Carlos Kunkel y Fernando Espinoza.

 



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: