Escándalo por abusos a cadetes de Policía de La Rioja

El Gobierno riojano del peronista Sergio Casas removió ayer a la cúpula de la escuela de Oficiales de la Policía de la provincia luego de que 9 cadetes fueran internados, seis de ellos en terapia intensiva, tras un “baile” que los dejó deshidratados.

También quedaron bajo arresto los miembros de la cúpula del Instituto de Seguridad, que tiene bajo su órbita a la escuela de Oficiales. Esta medida abarca desde la autoridad de máximo rango del Instituto hasta el instructor siguiendo la cadena de mandos que tienen a cargo los alumnos aspirantes de la Policía.

Asimismo, la Secretaria de Seguridad mediante resolución administrativa dispuso la intervención, a través de la Dirección de Asunto Internos, del Instituto de Seguridad, que estará a cargo del comisario René Maldonado. Además, la Fiscalía de Estado provincial presentó una denuncia penal por los hechos.

El episodio se produjo el lunes, cuando los aspirantes, de entre 18 y 26 años, fueron sometidos a ejercicios físicos por largas horas a altas temperaturas sin hidratación.

Ese mismo día desde la tarde hasta la noche ingresaron los estudiantes al Hospital Regional Enrique Vera Barros con cuadros de descompensación hídrica y shock.

Ayer, el gobernador visitó a los jóvenes y dijo estar “indignado” por la situación. Allí también explicó a los familiares de los cadetes las medidas que llevó a cabo el Ejecutivo riojano y cómo continuará el proceso de investigación.

Casas concurrió acompañado por los ministros de Educación, Juan Luna y de Salud, Judit Díaz Bazán; la vicepresidente primera de la Cámara de Diputados, Adriana Olima; el secretario de Derechos Humanos Délfor Brizuela y otros funcionarios.

Antes, el ministro de Gobierno a cargo, Juan Luna (titular de Educación), quien lleva adelante la medida de remoción de las cúpulas, manifestó en declaraciones recogidas por el medio local Rioja Virtual: “Es un hecho lamentable, se están haciendo todos los esfuerzos en el área de Salud para darle el mejor de los tratamientos”. Y agregó: “Hemos resuelto una serie de disposiciones, como apartar a toda la cúpula de la Escuela de Policía; suspender por esta semana el entrenamiento físico de los chicos para rever el protocolo de entrenamiento y ahondar en los análisis médicos para prevenir sucesos como estos”.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad provincial avanza en una investigación, donde los instructores de los cadetes señalaron que no hubo más exigencias físicas que las habituales y que los cuadros de descompensación pudieron deberse a las altas temperaturas.

El hermano de uno de los cadetes internados contó ante medios locales que el estudiante de policía “cayó desmayado y los instructores lo levantaron como a una bolsa de papas y lo tiraron a un costado”.

“Mi hermano empezó a convulsionar y le tiraron agua. Cuando se dieron cuenta de que no estaba bien llamaron a la ambulancia, Es criminal lo que hicieron”, relató el familiar del cadete.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: