Las nuevas #BecasProgresar favorecen a los estudiantes de mejor posición económica

Mauricio Macri relanzó ayer el programa Progresar, que ahora se llamará Becas Progresar y pasará de la órbita de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) a la del Ministerio de Educación.

Macri dijo que el monto de las becas aumentará un 15,7% en lo que es educación primaria y secundaria y los cursos de formación profesional, y en terciarios y universidades subirá como mínimo un 48%, con refuerzos en “carreras estratégicas”.

Los montos del plan habían sido congelados por el gobierno de Cambiemos cuando asumió, en diciembre de 2015, y sus beneficiarios habían tenido problemas para cobrar la beca.

En esos dos años, la inflación acumulada fue de más del 60%, por lo que el incremento anunciado ayer por el presidente (15,7%) no llega a cubrirla.

La economista y docente de la UBA (Universidad de Buenos Aires), Lucía Cirmi Obón, marcó otros aspectos preocupantes de los cambios decididos por Macri en este plan que originalmente buscaba apuntalar el esfuerzo educativo de jóvenes de grupos vulnerables.

“El Progresar partía del conocimiento científico de que las desigualdades entre hogares hacen que los jóvenes de estratos más altos tengan mejor rendimiento académico que los de estratos más bajos: los ricos terminan los estudios, se sacan mejores notas y aprueban más materias”, evaluó Cirmi Obón.

“La desigualdad social en el rendimiento académico ocurre porque los y las jóvenes de estratos más bajos se enfrentan más temprano a responsabilidades de cuidado, a tener que trabajar para bancar la familia, a un contexto de inestabilidad. O sea, no es que no encuentran incentivos para estudiar. Tienen menos tiempo, menos plata y menos estabilidad para estudiar”, caracterizó en su cuenta de Twitter.

Quien fuera coordinadora del Progresar advirtió que “con las nuevas exigencias de rendimiento, los que tengan mejor situación socioeconómica (y por ende mejor rendimiento académico) van a recibir mejor ayuda del Estado, cuando debería ser al revés. Antes, la lógica era: necesitas más plata para poder estudiar mejor. Ahora es: sólo si estudias mejor te vamos a dar más plata. Pero la realidad es que para poder estudiar mejor necesitás más plata. Es un loop”.

“Ahora, una/un joven que tiene responsabilidades de cuidado -y que por ello puede cursar menos materias por año- va a terminar recibiendo menos beca que alguien que no tiene niños a cargo y que paradójicamente tiene menos gastos. A los estudiantes universitarios sin Becas Progresar se les exige una cantidad baja de materias aprobadas por año para mantener su condición de alumno. Ahora, justo al subgrupo que más les cuesta estudiar, le van a exigir más materias”, se lamentó Cirmi Obón.



Categorías:Sociedad

A %d blogueros les gusta esto: