Cambiemos tendrá un diciembre a puras batallas legislativas

DATA_ART_1258040

Cambiemos dio un paso importante al conseguir que el Senado sancionara el miércoles la reforma previsional, el pacto fiscal y la Ley de Responsabilidad Fiscal; pero al oficialismo aún le queda el grueso de la faena por delante, en su afán de cumplir el deseo de la Casa Rosada de tener aprobado, antes de fin de año, el paquete completo de las siete leyes que pidió.

Además de la reforma previsional, el pacto fiscal y el régimen de Responsabilidad Fiscal, que ya tienen media sanción y fueron giradas a Diputados, el combo incluye la reforma laboral, que también fue presentada ante el Senado; la reforma impositiva; el revalúo de Ganancias para balances de empresas, y el Presupuesto 2018. Estas tres últimas iniciativas ingresaron por la Cámara baja.

Hasta ahora solamente está la media sanción del Senado a tres de las siete iniciativas. Falta todo el resto.

Como el período ordinario de sesiones finalizó esta semana, en el Congreso todos están a la espera del decreto del presidente Mauricio Macri de convocatoria a sesiones extraordinarias para diciembre. Fuentes parlamentarias dijeron que se publicaría en el

Las sesiones serán a partir del 10 de diciembre, fecha en que entran en funciones los diputados y senadores elegidos en octubre. Serán poco más de dos semanas de actividad legislativa frenética y negociaciones contrarreloj.

Con el recambio, Cambiemos pasará de 86 a 110 diputados (son 257) y de 16 a 25 senadores (son 72). Pero a pesar de este robustecimiento, no tendrá el número para aprobar las leyes por su propia cuenta y deberá negociar cada una con la oposición. Principalmente, con el Bloque Justicialista y con el massismo, en la Cámara baja, y con la bancada del PJ, que conduce el rionegrino Miguel Pichetto, en la Alta.

Todo este paquete de leyes ha sido consensuado entre el Gobierno nacional, 22 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El único que les dio la espalda a las propuestas de reformas fue el sanluiseño Alberto Rodríguez Saá. Dijo que no le conviene.

El acuerdo con los mandatarios provinciales le aliviará las negociaciones en el Congreso, porque con el recambio habrá más diputados y senadores que respondan a los gobernadores que en la actual composición.

Se espera que el bloque Frente para la Victoria-PJ, que conducirá Agustín Rossi, se oponga a todo el paquete de leyes con firmeza, así como la decena de senadores que responden a Cristina Kirchner, incluida ella misma.

En Cambiemos observan que la reforma previsional, que incluye una modificación a la ley de movilidad jubilatoria, será la que “mayor costo político” les genere.

Actualmente, la fórmula para calcular los haberes surge de un cruce entre la evolución de la recaudación y la del salario. La propuesta, que tiene media sanción del Senado desde el miércoles, es que se actualicen por inflación y salarios. Eso significa menores aumentos para los jubilados en los próximos meses.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: