Los gobernadores del peronismo le arrebatan a Massa el papel de árbitro

gA4AbRNn

 

Al Gobierno le bastará con consolidar su acuerdo con los gobernadores para manejar la Cámara de Diputados sin sobresaltos a partir del 10 de diciembre. Los mandatarios aumentarán su influencia con la nueva composición y su palabra resultará decisiva para la suerte de las reformas que impulsa la Casa Rosada.

Después del recambio legislativo pasarán a depender directamente de los gobernadores los votos de 44 diputados. Son sólo ocho más que los actuales 36. Pero por el crecimiento del oficialismo, que pasará de 86 bancas a 109, se convertirán en la llave para que el interbloque de Cambiemos se asegure el quórum, de 129, y apruebe los proyectos del Poder Ejecutivo.

Alcanzaría incluso si a esos 44 diputados se les restaran los seis que responden a gobernadores muy enfrentados con la Casa Rosada, como Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Gildo Insfrán (Formosa). Cercano a Cristina Kirchner, este último tiene tres diputados propios, todos en el bloque del Frente para la Victoria (FPV). Rodríguez Saá mantendrá su propia bancada, Compromiso Federal, de tres integrantes.

La zona de influencia de los mandatarios será mayor que las bancas que manejan de manera directa. Si se tiene en cuenta a los diputados “sin techo”, aquellos que provienen de distritos oficialistas y que juegan políticamente con los gobernadores de la oposición, la nómina se amplía a entre 53 y 57. “La diferencia es que antes las listas del PJ las armaba Cristina y ahora, los gobernadores”, explicó uno de los involucrados. El respaldo de esos legisladores a las iniciativas del Gobierno no es automático, pero la gran mayoría se muestran abiertos a la negociación, una postura que los diferencia del kirchnerismo.

El núcleo duro de los votos de los mandatarios va a residir en el Bloque Justicialista. Articulada por Diego Bossio, un “sin techo” de buena relación con la mayoría de los gobernadores peronistas, esa bancada, que será rebautizada como Bloque Justicialista Federal, aspira a duplicar su peso en la Cámara baja. De las 17 bancas actuales va a pasar a entre 20 y 25, con la incorporación de diputados de Tucumán, San Juan, Entre Ríos y Chubut. A la vez, va a conformar un interbloque con los cinco diputados del PJ de Córdoba y los tres del Frente de la Concordia Misionero, del gobernador Hugo Passalacqua. Asimismo, avanzan gestiones para incorporar a Omar Félix (Mendoza) y a Alejandra Rodenas (Santa Fe), la ex jueza que compartió boleta con Agustín Rossi tras caer en las primarias del PJ. El número total llegaría a unas 35 bancas, según los cálculos que hacen en el Bloque Justicialista.

La cifra entusiasma también al oficialismo, que vería reducido el número de interlocutores para negociar los proyectos. El papel de árbitro que antes interpretaba Sergio Massa ahora recaerá sobre el PJ dialoguista.

El armado de esa bancada fue el tema central de una reunión que mantuvieron el miércoles en la Casa de Córdoba el anfitrión Juan Schiaretti y los gobernadores Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco), Carlos Verna (La Pampa), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Sergio Casas (La Rioja) y Passalacqua.

“No es rejunte para votarle todas las leyes a Macri. La idea es consolidar un espacio de poder. Vamos a dialogar con el Gobierno y a veces nos plantaremos con firmeza”, dijo a LA NACION uno de los protagonistas del armado, que también cuenta con el respaldo de Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Manzur (Tucumán) y Sergio Uñac (San Juan). “Vamos a tener un papel protagónico, a presidir más comisiones y después del Mundial tenemos que tener un candidato a presidente”, se entusiasmó otro de los legisladores.

La intención de ese interbloque será actuar en tándem con la bancada de senadores que en el PJ presidirá Miguel Pichetto, el dirigente en el que más confían los gobernadores. Una segunda etapa de la estrategia es dar cobijo a los diputados que dejen el bloque del Frente Renovador. Un fenómeno interesante es el giro de los legisladores del PJ por Córdoba. Hasta ahora integran un interbloque con el massismo. Pero dejarán ese espacio para interactuar con el nuevo Bloque Justicialista Federal. Ana Llanos (Chubut), del FPV, también dará el salto.

Por fuera de ese armado quedarán los seis diputados de Santiago del Estero, que seguirán con bloque propio, uno de Neuquén y uno del socialismo de Santa Fe.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: