Pase de facturas entre Cámara y Corte por candidatura imparable de Menem

En una ácida devolución de gentilezas, la Cámara Nacional Electoral (CNE) aprovechó un desprendimiento de la impugnación a la candidatura a senador de Carlos Menem y puso por escrito que su postulación por La Rioja se encuentra “actualmente habilitada” tras el fallo de la Corte Suprema, cuyo fallo había sido explícito en que no implicaba permitirle o no presentarse. La Cámara Federal (ahora con atribuciones electorales) podrá analizar el fondo de la cuestión y centrarse en la idoneidad moral del expresidente para llegar al Senado. Esto implica analizar si existe o no condena firme, además de las observaciones por las que el máximo tribunal revocó la sentencia de Santiago Corcuera y Alberto Dalla Vía.

Los plazos vencidos para la presentación de la impugnación y la falta de legitimidad de Leonel Ignacio Acosta, apoderado de la alianza “Izquierda al Frente por el Socialismo”, distrito La Rioja fueron los “graves defectos jurídicos” en los que la Corte se apoyó para desautorizar a la CNE. Se trató de un guiño hacia lo que parece una inexorable candidatura de Menem: para la Corte sin dar detalles- no se analizó que el pedido para anular la precandidatura del riojano se había presentado fuera de tiempo y que en una PASO, solo se encontraría con derecho al pataleo un integrante que dispute la misma interna partidaria. La Corte dejó la sensación de una habilitación tácita para Menem, pese a que hizo expresa mención a que, al revocar el fallo de la CNE, no estaba “emitiendo opinión sobre la cuestión de fondo que es su habilitación como candidato”. Tras mascullar bronca, Corcuera y Dalla Vía recogieron el guante y le pasaron el hierro caliente a Martín Irurzun, Eduardo Farah y Jorge Ballestero, camaristas electorales ad hoc que, como adelantó Ámbito Financiero, son los que definirán el futuro de Menem.

Les comunicaron que en “una causa derivada de la inhabilitación que había dispuesto la Cámara Nacional Electoral, la alianza Cambiemos Fuerza Cívica Riojana pedía que la justicia electoral adecuara la lista de precandidatos, reemplazándolo a Menem”. La CNE aprovechó el planteo y aclaró que “carece de interés jurídico actual” porque estaba fundado en una sentencia que la Corte dejó sin efecto, “de modo que la candidatura se encuentra actualmente habilitada”. Así se desquitó del “sogazo” con el que los jueces supremos sometieron su decisión de no permitir competir al expresidente en las PASO. Y pusieron por escrito, algo que la Corte había tratado de que no se interpretara como un aval.

Ahora el escenario, con fecha de vencimiento el 3 de septiembre, podría incluir una nueva consulta al fiscal electoral Jorge Di Lello acerca de si se cumplen los requisitos contenidos en el Código Nacional Electoral para ser elegible. La fiscalía, cuando se había pronunciado por aceptar la candidatura, dejó en claro que no había condena firme y que en todo caso el Senado es “juez” de sus propios integrantes.

Corcuera y Dalla Vía complicaron también al fiscal electoral de Córdoba Enrique Senestrari, a quien no solo llamaron la atención por sus dichos “anti-Macri”, sino consideraron que la “circunstancia nunca vista en la justicia electoral” obligaba a dar curso a una denuncia penal y requerir la actuación de la Procuradora General Alejandra Gils Carbó, quien había deslizado que no saldría en defensa de una de las principales espadas de Justicia Legítima.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: