Emotivo reencuentro de una familia luego de 35 años de búsqueda

Dos comodorenses regresaron después de 35 años a la ciudad, de la cual se fueron siendo muy pequeños, para reencontrarse con la familia paterna, que este fin de semana compartirá una celebración muy especial. El cumpleaños número 77 de Ubaldina Triviño fue la excusa para que sus nietos Pablo y Marcos Herrera se reunieran nuevamente con tíos y primos en Comodoro Rivadavia. Hoy estarán todos juntos: “por fin”, como expresaba Ubaldina con un nudo en la garganta.

Los hermanos se fueron de Comodoro Rivadavia con 1 y 3 años de edad y no volvieron a ver a la familia paterna. Ya no podrán ver a su padre, fallecido en noviembre último, pero sí a quienes desde hace más de tres décadas esperaban este regreso.

El abrazo guardado durante décadas

Ayer, en la Terminal de Transportes había mucha ansiedad y emoción: la abuela Ubaldina aseguró que llevaba dos días sin dormir pensando en ese momento, en ese abrazo que tenía guardado desde que se fueron sus nietos.

Los tíos Viviana, María Iris, Karina, Ariela y Miguel Ainol no podían contener la alegría. Los primos desplegaban y sacaban carteles de bienvenida mientras los más grandes iban y venían en la espera que se hizo eterna.

A media mañana, llegó el micro que traía a Pablo y Marcos desde Catamarca. Habían partido 38 horas antes desde Aimogasta, con trasbordo incluido. Pero el cansancio se transformó en energía cuando por fin llegó el abrazo, ese que por distintas cuestiones, la vida les había negado desde pequeños.

Ya son adultos, tienen hijos y familias en La Rioja, pero les faltaba cerrar una parte importante de su historia, que en estos días tomará formas de anécdotas, fotos, recuerdos.

“Llevamos 35 años sin vernos”, expresaron emocionados ante el reencuentro.

El reencuentro

Viviana Ainol es una de las tías. Fue la encargada de contactar a sus sobrinos, tecnología mediante, el año pasado. “El papá los buscó tanto, durante años, porque su mamá los llevó muy chicos a Catamarca y él viajó, pero nunca los pudo encontrar. Después nos enteramos que se habían ido a La Rioja y anduvieron por distintos lugares”, relató Viviana ante Crónica.

En ese contexto, dijo que su hermano “falleció acá, el año pasado y ellos no se vieron en todo este tiempo”.

Por eso, hay emociones encontradas por estos días en el barrio San Martín, donde vivieron ellos de pequeños y donde todavía reside la familia Ainol. Entre todos, juntaron plata para pagar los pasajes y que Pablo y Marcos puedan estar en esta ciudad.

Miguel Ainol, otro de los tíos mencionó que, aunque nacieron acá, los hermanos Herrera “han andado mucho, no se acuerdan nada porque eran muy chiquitos, pero vivían con la abuela y ahora van a volver a su casa así que por ahí el mayor tiene algún recuerdo”. 

Esta vez, los hermanos vienen solos, y permanecerán unos días. En particular, la familia está esperando el cumpleaños de Ubaldina para festejar por primera vez con todos sus nietos y ocho de sus hijos este momento.

Hoy, la fiesta será casi completa. Faltará el padre que tantos años buscó a esos niños, hoy adultos, pero estarán los tíos, la abuela, los primos que estaban esperando este momento desde hace más de tres décadas. 



Categorías:Sociedad

A %d blogueros les gusta esto: