Los gobernadores le dicen no a reclamo de Vidal en la Corte

Río Negro y Neuquén se pusieron al frente de una jugada lógica que arrastrará al resto de las provincias: anunciaron que rechazarán la demanda de Buenos Aires, que pide eliminar el techo al Fondo del Conurbano -que rige desde 1996- y recibir recursos extras por unos $300 mil millones.

La causa, por la cual fueron citados todos los distritos a exponer ante la Corte Suprema, implicaría un recorte de remesas para el resto de las provincias, en caso de que se favorezca el reclamo del Gobierno de María Eugenia Vidal.

En este marco, desde la administración de Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro) confirmaron a este medio que están trabajando en un escrito para oponerse al pedido de la macrista Vidal de romper el límite de $650 millones, que permanece congelado desde 1996, y cobrar el retroactivo de los últimos cinco años.

El fiscal de Estado de la provincia, Julián Fernández Eguía, confirmó que Río Negro recibió la notificación formal de la Corte, notificación que en los próximos días llegará a todos los distritos. “Nos preocupa el planteo porque nos toca el bolsillo. A nosotros nos afecta en $1.900 millones anuales, una masa salarial completa”, dijo Fernández Eguía a Ámbito Financiero.

El fiscal de Estado señaló que lo que se debe discutir es una nueva ley de coparticipación. “Río Negro tiene cinco veces más habitantes que cuando se creó ese régimen, pero el porcentaje se mantiene. También se transfirieron a las provincias servicios de educación y salud sin dar más recursos. Se fomentó un gran centralismo”, afirmó el funcionario rionegrino.

“El Fondo del Conurbano tiene la misma naturaleza que los ATN, un decreto aprobado por ley; no surge de una discusión entre las provincias. Y Buenos Aires no reclamó por la constitucionalidad del Fondo en los años en que se vio beneficiada desde su creación”, dijo Fernández Eguía.

Por otra parte, cifra cercana a $1.150 millones es lo que cedería Neuquén en caso de que la Justicia dé lugar al reclamo de Vidal para que se compense a Buenos Aires por el congelamiento del importe del fondo alimentado por el 10% de lo recaudado por Impuesto a las Ganancias, el cual surgió como un parche por los puntos de coparticipación perdidos por los bonaerenses en 1988.

El fiscal de Estado de Neuquén, Raúl Gaitán, también anticipó que el Gobierno de Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino) rechazará la demanda, si bien aún no fueron notificados formalmente.

Gaitán manifestó: “Defenderemos los recursos de Neuquén, no coincidimos con la presentación de Buenos Aires”. Y agregó, en declaraciones al medio patagónico Río Negro, que el pedido “modifica todo el sistema de distribución del Impuesto a las Ganancias”, cuyo excedente a los $650 millones se reparte entre las provincias.

Antes, una liga de gobernadores peronistas había admitido que diagramaban una estrategia conjunta para frenar los deseos de Vidal, que repercutirían en menguantes envíos a sus arcas locales. Estos mandatarios que ya se reunieron con fines de estrategia electoral en la Casa de Entre Ríos hace poco más de un mes, entienden el reclamo de Buenos Aires pero aspiran a que sea la Nación la que resigne recursos y no las provincias.

Aquel encuentro tuvo al enterrriano Gustavo Bordet como anfitrión y las visitas de Juan Schiaretti (Córdoba), Domingo Peppo (Chaco), Juan Manzur (Tucumán), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Sergio Casas (La Rioja), Lucía Corpacci (Catamarca), Hugo Passalacqua (Misiones) y el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: