Cuáles son las tarifas mínimas que podrán cobrar las low cost en la Argentina

No habrá pasajes aéreos por un puñado de dólares en la Argentina de las empresas de bajo costo. Si las empresas quisieran promocionar sus vuelos o premiar a los viajeros que tomen vuelos a horarios no convencionales, como sucede en Europa, no podrán hacerlo.

El motivo no tiene que ver con el mercado ni con la economía sino con la regulación. Desde hace tiempo, en el país rige una norma que impide cobrar por debajo de la tarifa concedida por la autoridad, en este caso, el Ministerio de Transporte.

Por eso, a la hora de delinear el futuro plan de negocios de las compañías aéreas, el piso de la banda tarifaria regresa siempre a la mesa de estudio. Desde principios de los 2000, en la Argentina se estableció un sistema de bandas tarifarias, con un mínimo y un máximo. Las empresas podían hacer sus ofertas dentro ese rango.

La medida dotó de una enorme rigidez a un mercado que tiene entre sus principales características, el premio y el castigo a la hora de vender. En el mundo, los aviones se llegan con una combinación de pasajeros previsores que pagan menos que vuelan junto a los apurados o de último momento que son penalizados por comprar a último momento. Unos pagan menos, los otros, mucho más.

El buen uso de esa práctica es la clave en la rentabilidad de muchas compañías. Sin embargo, en la Argentina ese ABC del mercado no se podía practicar por esas bandas. En enero del año pasado, el Gobierno quitó la banda superior, pero mantuvo la inferior, es decir las tarifas mínimas.

Los reguladores del transporte siempre esgrimen una razón: si quitan el piso, el precio de ómnibus y avión quedaría prácticamente igual y los transportes terrestres podrían sufrir una gran crisis. Además, si no se suman vuelos, la demanda aérea podría ser mayor que la oferta.

Pero el Gobierno hizo algo más: no subió los mínimos, por lo que la inflación llevó a algunos valores a precios muy por debajo de los boletos de colectivos.

Dentro de la trama regulatoria hay un artículo discutido. Establece que hasta 10 días antes del vuelo, las aerolíneas pueden vender tickets con un descuento de 20 por ciento. Esa posibilidad es controversial, ya que algunos (Aerolíneas Argentinas, por caso) dicen que no se puede usar y que eso es vender por debajo de la tarifa mínima. Andes, especialmente con los vuelos a Córdoba, utiliza ese método de ventas.

Fly Bondi, que quiere vender pasajes por debajo de los precios permitidos, sobre todo al inicio de su operación, dice que le pongan una suerte de conceptos a esos importes. Por ejemplo, si un pasaje desde Buenos Aires a Córdoba tiene una tarifa mínima de 788 pesos, pues que le dejen cobrar menos si el pasajero va con su bolso de mano. Es decir, tomar ese importe como si estuviera incluido el servicio de maletas y que le permita quitar ese importe, en caso de que el pasajero no despache equipaje.

Todo está en manos de los reguladores. Por ahora, estos son los importes mínimos que se podrán cobrar los pasajes aéreos en la Argentina.

Importes mínimos a destinos desde Buenos Aires – En pesos

Bahía Blanca $ 723

Bariloche $ 1401

Catamarca $ 970

Calafate $ 1232

Chapelco $ 1401

Comodoro Rivadavia $ 1232

Córdoba $ 788

Corrientes $ 824

Esquel $ 1401

Formosa $ 935

Iguazú $ 1007

Jujuy $ 1264

La Rioja $ 970

Mar del Plata $ 553

Mendoza $ 1016

Neuquén $ 1016

Posadas $ 875

Puerto Madryn $ 824

Resistencia $ 824

Río Gallegos $ 1232

Río Grande $ 1443

Rosario $ 409

Salta $ 1232

San Juan $ 1016

San Luis $ 899

San Rafael $ 1003

Santa Fe $ 465

Santa Rosa $ 670

Santiago del Estero $ 1003

Tucumán $ 1126

Trelew $ 1126

Ushuaia $ 1560

Viedma $ 856



Categorías:Sociedad

A %d blogueros les gusta esto: