Con la excepción de la provincia de Buenos Aires, Cambiemos avanza hacia un cierre anticipado de listas, con el PRO como gran ordenador de los candidatos y con algunas reyertas con el radicalismo. Hoy habrá una reunión con el intendente de Córdoba, Ramón Mestre, donde los macristas se proponen zanjar la discusión en uno de los principales distritos que les resta cerrar. También hay polémica en las listas de Salta y de Entre Ríos, donde los macristas todavía no resolvieron si apoyar al candidato radical. Las discusiones están a punto de cerrarse a golpe de birome.

Los macristas están seguros en que hoy tendrán resueltas la mayor parte de las boletas para agosto. “Estamos muy confiados. Ya tenemos cerrado el 90 por ciento de las listas. En todos los casos, vamos a ir con listas de consenso”, indicó a PáginaI12 el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, quien viene trabajando en los cierres de las provincias junto a otros dirigentes del PRO, como el secretario general del PRO Francisco Quintana y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Por una división de roles, quienes negocian en estos distritos no están involucrados en la discusión de la provincia de Buenos Aires. El candidato o la candidata en el territorio bonaerense recién se conocería mañana o el viernes. Hay mucho interés en el macrismo por saber qué hará finalmente Cristina Fernández de Kirchner.

Hasta ahora, el distrito que tiene discusiones más complicadas es Córdoba. El intendente Mestre buscaba que su hermano Diego Mestre encabezara la lista, pero el presidente Mauricio Macri ya dispuso que ese lugar sea para Héctor “La Coneja” Baldassi y no hay marcha atrás. Hoy, por la mañana, Mestre tendrá una reunión con los negociadores macristas y esperan que se llegue a un cierre. Les darán los lugares destinados al cupo femenino (el actual, porque no habrá paridad en las listas de Cambiemos) para las diputadas Brenda Austin y Soledad Carrizo. En el PRO, consideran que es una oferta más que generosa. “Además, a las dos se les termina el mandato”, indicaban en el macrismo. Allí, además, hay otro sector del radicalismo que amenaza con ir a las PASO, encabezado por Dante Rossi, que es secretario del Comité radical cordobés. “Si juntan los avales, no les podes impedir que se presenten, pero son muy minoritarios”, indicaban en el PRO.

Otro de los lugares que sigue todavía en discusión es Entre Ríos, donde el radicalismo ya resolvió que el candidato será Atilio Benedetti. El PRO todavía no había definido si lo apoyaría o si presentaba otra alternativa. En Salta, en tanto, todavía faltaba definir si el candidato a senador será Guillermo Durand Cornejo o Martín Grande, un periodista que se sumó recientemente al PRO. El que no sea candidato a senador es probable que encabece la lista de diputados.

La Ciudad de Buenos Aires ya tiene su lista cuasi definida: la encabezará Carrió, seguida por la actual vicepresidenta primera de la Legislatura Carmen Polledo. El tercer lugar será o bien para el lilito Fernándo Sánchez o para el profesor de voley Fernando Iglesias, quien también podría ocupar el cuarto lugar. Le seguirán la titular de la Coalición Cívica porteña Paula Oliveto Lago y el macrista Alejandro García, quien hoy conduce la estratégica comisión de Hacienda en la Legislatura. La Ciudad es el único distrito en el que el radicalismo no va aliado a Cambiemos, ni tampoco hay PASO para definir al candidato. La UCR porteña junto al socialismo llevarán al ex embajador en Washington Martín Lousteau, quien enfrentará al macrismo en las generales. El PRO se ocupó, no obstante, de dejarlo sin algunos de sus aliados de ECO, como la Coalición Cívica y Confianza Pública, de Graciela Ocaña.

En Santa Fe, el PRO consiguió llegar a un acuerdo con el radicalismo que dejó algunas heridas, dado que fue excluido de las listas Mario Barletta. En su lugar, los macristas consensuaron que irá el radical Albor Cantard, quien es actualmente el secretario de Políticas Universitarias nacional.

En Mendoza, en cambio, primó la voluntad del gobernador Alfredo Cornejo, quien ubicó en el primer lugar a Claudia Najul, seguida de Luis Petri. El macrismo ocupará el tercer puesto.

El gobernador radical Gerardo Morales también tendrá preeminencia para ubicar frente a la lista de senadores a Mario Fiad, pero la de diputados la encabezará el PRO. De igual manera, el ministro de Defensa, el radical Julio Martínez, será la cabeza de lista de La Rioja, el titular del Plan Belgrano José Cano irá a Tucumán y Eduardo Costa irá al frente de la de Santa Cruz. En Tierra del Fuego, habría unas PASO entre el radical Federico Sciurano y el macrista Héctor Stefani. En Formosa, el candidato será Luis Naidenoff, lo que implica que el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile seguirá en su cargo. En Santiago del Estero, se postulará el radical Emilio Rached y en Catamarca el ex gobernador radical Eduardo Brizuela del Moral.

En otras provincias, el macrismo hizo alianzas con sectores locales y así el ex gobernador de San Luis Claudio Poggi será el candidato de Cambiemos mientras que Roberto Basualdo será la cabeza de lista en San Juan. En Misiones, encabezará Schiavoni, mientras que seguían negociando los detalles de la lista de Corrientes, donde talla el gobernador radical Ricardo Colombi. La cabeza de la lista, elegida por Colombi, sería el diputado Gustavo Valdés, aunque también se lo mencionaba como posible sucesor del gobernador en las elecciones que se harán en septiembre.

En suma, el radicalismo consiguió lugares donde tienen ascendencia territorial, aunque fuertemente condicionado por el PRO. La Coalición Cívica tiene menos lugares: por el momento, tres en la Ciudad, tres en las listas de provincias, uno en Santa Fe y el segundo en Chaco, donde la candidata será la radical Aída Ayala. El Partido Fe, de Gerónimo “Momo” Venegas, estaba pidiendo un lugar en la lista de provincia de Buenos Aires y todavía no estaba resuelto si se lo darían.