A los 113 años, murió Virginia, la cordobesa más longeva

A los 113 años, en La Rioja, murió Virginia Moyano, la mujer más longeva de Argentina. Cordobesa de nacimiento, Virginia Secundina Moyano hacía una década que vivía en La Rioja.
Murió a las 9.15 de este martes, luego de enfrentar una depresión tras el fallecimiento de su sobrina Olga, la persona que la acompañaba.

Había cumplido 113 años el 24 de mayo pasado y de esa manera se había convertido en la mujer más longeva de Argentina y Sudamérica.

“La depresión le quitó las ganas de seguir viviendo. Hoy se despidió de la vida, tranquilamente y en paz”, confirmó su sobrina nieta Myriam al sitio Córdoba Interior Informa.

Con el fallecimiento de Virginia, la sanfrancisqueña Dominga Mina con 107 años cumplidos el pasado 30 de junio, pasó a ser la cordobesa de mayor edad.

El año pasado el Gerontology Research Group, institución de Estados Unidos que valida a personas “supercentenarias”, había corroborado la edad de Secundina Virginia Moyano Ponce, o Virginia, como gusta que la llamen, quien nació el 24 de mayo de 1904 en la ciudad de Córdoba, apenas 70 días después de que apareciera el primer ejemplar de La Voz del Interior .

Entonces Virginia era la tercera persona más anciana de Latinoamérica, detrás de Eudoxie Baboul (114 años, de Guayana Francesa) y Luzia Mohrs (112, alemana que vive en Brasil).

Hacía cuatro años, Virginia reside en el Hogar San José, dirigido por el hermano Claudio Pane.

En su cumpleaños 112, La Voz habló con su hermana Nadia, quien dijo sobre ella: “Está perfecta de salud, lúcida; le preguntás y te responde enseguida; hay que hablarle fuerte para que escuche; es un ejemplo”.

En aquel momento, la nota de Germán Pandolfi la describía de esta manera: “La señora, de Córdoba capital e igual edad que La Voz del Interior , fue fiel lectora del diario desde su niñez. De pequeña, vivió en un inmueble de calles Deán Funes y Paraguay; luego en calle Fragueiro 137; y después, en Alta Córdoba y Cofico. Es soltera y no tiene hijos. Su salud es envidiable y se jacta de usar crema Pons C. ‘Jamás tomó medicamentos, no se enferma y sólo fue operada una vez, de vesícula’, destaca Miriam, médica sorprendida por esto”.

Era muy buena para la matemática. “Es impresionante la rapidez mental que tiene, saca cuentas con facilidad”, contaron sus familiares, entonces.

Católica, fana del chocolate y del tango Cambalache, que cantaba frecuentemente, se fue Virginia, la mayor de todas.



Categorías:Sociedad

A %d blogueros les gusta esto: