Para Macri, la alianza con la UCR es una apuesta y un límite a la vez

La moderada alegría que evidenciaba José Corral, titular de la UCR, cerca de las nueve de la noche, era palpable. “Ganamos en Corrientes e hicimos buenas elecciones en La Rioja y Chaco”, decía el titular del radicalismo, cabeza de una alianza con el Gobierno que también se replicará en Santa Fe en las próximas elecciones.

Según LA NACION, el presidente Mauricio Macri (y sus armadores de campaña: el jefe de Gabinete, Marco Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio) dependió ayer de la UCR para festejar sus primeros triunfos electorales del año. Lo lograba sólo en Corrientes, dónde gobierna el radicalismo a nivel provincial.

Esa dependencia, que por supuesto también es una apuesta, se extenderá durante este año, aunque tiene sus límites: en provincias peronistas como Chaco, y más con un liderazgo al que le cuesta renovarse, la UCR volvió a perder de manera holgada con el tándem que componen el gobernador Domingo Peppo y el intendente de Resistencia, Jorge Capitanich. Lo mismo ocurrió en La Rioja, con el PJ de Sergio Casas y Luis Beder Herrera.

En Corrientes, el Gobierno apostó fuerte al triunfo del radical Eduardo Tassano, hombre del gobernador Ricardo Colombi, para birlarle la intendencia de la capital al PJ. El propio Frigerio estuvo en el cierre de campaña, horas después de que el Presidente expresó su apoyo a través de las redes sociales. Colombi podría anunciar hoy su candidato a sucederlo con mayor optimismo, confirmado su triunfo ante Fabián Ríos (PJ) con los resultados finales.

En Chaco, la rebeldía de Ángel Rozas, que ordenó cerrarles el paso a Pro y la CC-ARI y poner sólo radicales en la lista de candidatos, tendrá consecuencias. Macri insistirá en las “caras nuevas” de la UCR local, como Leandro Zdero, que responde a la funcionaria de Interior Aída Ayala. El lento escrutinio en La Rioja permitía vislumbrar una floja elección de Cambiemos en otra provincia donde reina el PJ. Las chances de Julio Martínez, ministro de Defensa y jefe del distrito, quedaron algo dañadas con miras a 2019.

Para el Gobierno, y también para Corral, el éxito en Corrientes ayuda a disipar la creciente ola de críticas y protestas por cargos, clásico radical de todos los cierres de lista. Y colabora para disimular la falta de liderazgos macristas “puros” en buena parte del país. “Nos siguen necesitando a los de la vieja política”, desafiaba un joven radical en el epílogo de una noche agridulce.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: