Sin De la Sota, Schiaretti busca su proyección nacional


No habrá una ruptura pública ni escándalo con ribetes de pelea, pero el gobernador Juan Schiaretti decidió buscar su proyección nacional sin José 
Manuel de la Sota, su socio político histórico.

Según La Voz del Interior, Schiaretti comenzó a trabajar para refundar la liga de gobernadores a fines del año pasado, cuando tuvo protagonismo en la aprobación de la nueva ley de Impuesto a las Ganancias.

La decisión de De la Sota de no ser candidato en Córdoba para las elecciones legislativas reforzó la estrategia de Schiaretti de construir un polo de poder junto con varios gobernadores peronistas.

Jamás se le escuchará un reproche en público hacia 
De la Sota por su paso al costado. Pero la decisión del otro referente peronista dejó el terreno fértil para que el gobernador se quede con todo el poder en Córdoba: gobierno y liderazgo del partido.

También tiene una mayor responsabilidad política: Schiaretti será el responsable de la victoria o de la derrota frente a la alianza macrista-radical.

De todos modos, lo que genera sorpresa en el peronismo cordobés es el cambio de postura del gobernador. Hasta el año pasado, decía que sólo se ocupaba de la gestión.

Ahora está metido de lleno en la interna nacional del PJ. El miércoles pasado, luego de la reunión con otros siete gobernadores justicialistas, Schiaretti fue el vocero del grupo: confirmó que junto con sus colegas quiere intervenir en la reorganización del peronismo nacional.

“Esto no será ahora. La reorganización del peronismo seguramente se producirá después de las elecciones legislativas”, aclaró Schiaretti.

Mucho antes de esa reunión, Schiaretti había comenzado a trabajar en recomponer la liga de gobernadores.

En los últimos meses, con bajo perfil, visitó a sus colegas Hugo Passalacqua (Misiones) y Juan Manzur (Tucumán). Ayer estuvo con el riojano Sergio Casas.

También dialoga con el exradical santiagueño Gerardo Zamora, y con el socialista santafesino Miguel Lifschitz.

Estos dos últimos no son peronistas, pero el diálogo desnuda el primer objetivo de Schiaretti en el futuro inmediato: liderar un polo de poder con dirigentes con peso territorial.

Déficit fiscal

Schiaretti está convencido de que luego de las elecciones legislativas, el Gobierno nacional avanzará sobre las provincias para recortar el déficit fiscal.

Sus pares justicialistas coinciden. También los extrapartidarios Zamora y Lifschitz.

En este contexto, ayer Casas no dejó dudas al respecto.“‘Gringo’, sos el más experimentado y el peronista que gobierna la provincia más grande. Tenés que liderar a este movimiento de gobernadores para defender los intereses de las provincias”, le dijo el mandatario riojano.

Schiaretti no hablará de su futuro político, más allá de admitir que quiere participar de la interna del PJ.

Algunos peronistas cordobeses ya dejan entrever que el gobernador tiene aspiraciones nacionales para 2019.

¿El plan de Schiaretti choca con el anhelo de De la Sota de volver a ser candidato presidencial?

Schiaretti no dirá una palabra al respecto, pero avanzará en su instalación nacional. Intentará ser el referente de la liga de gobernadores y espera tener protagonismo en la reorganización del PJ. Lo demás es material para los analistas.

Con características diferentes, Schiaretti es un animal político como De la Sota. Ya avisó que no se jubilará y hará política hasta el último día de su vida. Tampoco pondrá techo a sus aspiraciones políticas. El tiempo dirá.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: